Mujer que compra su ropa en Zara enfurece al ver 30 chicas, 10 señoras y 5 gays vestidos igual que ella el mismo día

México.- Gran enojo, rabia y pena experimentó Sandra Sánchez, una mujer mexicana de 23 años de edad que se siente de clase alta por vivir en una privada donde comparte alberca con 30 casas, al acudir a un festival gastronómico de su ciudad y “pasar el oso” de encontrarse no con una, dos ni tres, si no con más de 40 personas usando exactamente la misma ropa que ella, incluyendo señoras y hasta gays.

Sandra menciona que no entendía que pasaba ya que ella va a comprar a la exclusiva tienda Zara, por lo que le parece raro que hubiera tanta gente que tuviera acceso a la ropa de tienda, ya que ese lugar es solo para personas de gran poder adquisitivo como ella:

“O sea, entendería que me topara con alguien vestida igual que yo si hubiera comprado en rebajas, porque cuando estan las ofertas de Zara las prendas estan más baratas que la ropa del tianguis, y yo no niego que también voy a surtirme en las rebajas, pero esa ropa la uso para salir así fachosa o para andar en mi casa.

Esta vez en cambio fui al festival con un outfit de la última temporada de Zara, es decir, cuando las blusas estan a mil pesos aunque se deshagan a la tercera lavada ¡era imposible que hubiera más gente con las mismas prendas que yo, porque no cualquiera puede pagarlas!”, comentó llorando.

Sánchez señala que por este incidente fue la comidilla de sus “amigas”, con quien constantemente compite por ver quien luce mejor: “o sea, ese día salí con Silvia de la Macorra y Angie Altamirano, ellas habían comprado su ropa en Estados Unidos y por supuesto yo quería estar a su nivel y por eso fui a adquirir lo último de Zara, es decir, la ropa cara… ¡se me cayó la cara de vergüenza cuando llegué al festival y vi a 30 chicas usando la misma chaqueta que yo!, lo peor fue cuando no solo vi a niñas más o menos bien vestidas iguales ¡si no que hasta a señoras y una de las que atendía uno de los puestos traía la misma chaqueta que yo!, y no, eso no fue lo peor… ¡vi a 5 gays, hombres finalmente, con mi misma chaqueta, blusa y pantalón!”, comentó al borde de las lágrimas.

La mujer señala que intentó mostrarse firme, aunque por dentro estaba destrozada: “yo ya se como son Silvia y Angie, si veían que flaqueaba no iban a dejar de molestarme en todo el año. Por supuesto al principio me echaron miles de indirectas, pero al ver a las señoras y a los gays vestidos como yo con ropa Zara no aguantaron y se burlaron en mi cara, pero no les di el gusto de verme derrotada: yo se que en mi outfit gasté cerca de $2 mil pesos, mucho más dinero de lo que gana un asalariado en este país, por lo que pese a soy rica y poderosa, y estoy seguro que todos los que iban vestidos como yo era porque traían ropa pirata, porque habemos poca gente en la ciudad que podemos darnos el lujo de comprar Zara”, puntualizó mientras nadaba en la alberca comunitaria de su privada.

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.