Niño se convierte oficialmente en mexicano al comer por primera vez una salsa

México.- Gran emoción y alegría experimentan Juan Pérez y María Sánchez, los padres de Jesús Pérez, un niño de 4 años, luego de que el infante se convirtiera oficialmente en mexicano al probar por primera vez una salsa, aderezo típico de nuestro país que disfrutará toda la vida, y que oficialmente lo convierte en un ser azteca al comerla.

María menciona que por obvias razones no le daban de probar chile al niño cuando era un bebé, ya que no lo soportaría y podría hacerle daño, hasta que el día de ayer que estaban sentados comiendo en la mesa, y se percataron que era momento de que el niño se convirtiera en mexicano al probar por primera vez una salsa:

“Estábamos comiendo unos tacos, y por supuesto yo y mi marido bañamos de salsa los alimentos. De repente volteamos a ver a nuestro hijo y nos miramos fijamente: no hizo falta decir nada, con solo vernos la expresión sabíamos que había llegado el momento de convertir a nuestro hijo en mexicano de forma oficial.

Le preguntamos si quería un poco de chile en sus tacos, y aunque no sabía que era es como si por el hecho de tener genes mexicanos conociera de siempre el condimento. Nos indicó que si quería con la cabeza, y le echamos un poco de salsa roja a sus tacos, por supuesto le picó pero no hubo duda que es mexicano: estaba completamente enchilado, pero nos decía que le diéramos más”, relató.

La mujer señala que es como si los mexicanos tuviéramos un chip que se enciende cuando comemos salsa por primera vez: “fue algo muy raro porque ese día vino un amigo de mi hijo del kínder que es de padres españoles. Le dimos a probar una gotita de salsa y el niño se puso a gritar y patalear, y lloraba como si lo estuviéramos golpeando.

Se puso como loco al sentir el picor y eso que solo le dimos salsa de jitomate que no pica. En cambio nuestro hijo probó un poco de la verde, de chile de árbol, y hasta de chile guajillo, y si se le salían las lágrimas pero por el picor, pero no dejaba de pedirnos más pese a que estaba completamente enchilado, mientras que el niño español casi se desmayaba por la gota de picante que le dimos.

No cabe duda que nuestro hijo es 100% mexicano, y lo mejor, que ahora es oficialmente azteca al probar su primera salsa. No puedo creer que crezcan tan rápido”, comentó emocionada el padre

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.