Novia de senador indigna al revelar que “el mayor obstáculo en su vida ha sido perder su iPhone y sus chanclas”

México.- El ex diputado local y ahora senador federal por parte de Nuevo León, Samuel García, se empeña en crearse una campaña política en base a las redes sociales aprovechando que es “millennial” (tiene solo 31 años), sin embargo pese a que en distintas ocasiones ha salido a defenderse por la polémica que levantan sus vídeos asegurando “que es una persona recta que ama a México”, es evidente que solo se quiere hacer más el chistosito y sabe que causando controversia dará de que hablar, y finalmente, lo que quiere es que la gente lo conozca para  (suponemos) escalar en la política, sabiendo que actualmente “alguien que no es viral en internet simplemente no existe”.

 

Alejándose de la “rectitud y seriedad” que caracteriza a los políticos de antaño, el senador incluso ha creado la estrategia de documentar su vida y la de su novia, una mujer de nombre Mariana Ruiz, en un tipo reality show, donde sin descaro, presumen su vida de lujos, a la par que aseguran “vivir en la austeridad y hasta el senador asegura haber renunciado a su sueldo”, mientras que todos se preguntan de dónde sacan tanto dinero para vivir en la opulencia que muestran.

 

Es evidente que para volverse famosos además crearon una estrategia de publicidad diseñada ya que se aferran a hacerse virales, es por eso que Mariana ha sido tendencia indistintas ocasiones, pero no por realizar cosas positivas, sino (emulando a las celebridades gringas) por pelearse con otra mujer “por arruinarle su boda” (o algo así, la verdad no supimos bien el chisme) y ahora, por subir un vídeo donde “muy chistosita ella y en plan Kim Kardsahian azteca”, revela tristemente “que su mayor obstáculo en la vida ha sido perder sus chanclas (de marca) y su iPhone”.

La mujer que se volvió tendencia gracias al plan de publicidad que mandó realizarse para volverse una dizque socialité, ha comenzado a disfrutar del capital que invierte para volverse famosa ya que para mal, todos hablan de ella por el vídeo donde revela cuan trágica es su vida, al perder sus chanclas y su iPhone:

 

“Los que hace un año se acuerdan de cuando perdí mis chanclas, cuando se me cayó mi iPhone en la Marina, cuando se me cayó el San Benito que aquí lo tengo (señalando una pulsera). No sé, todos los obstáculos que me ha tocado vivir, y que ustedes han sido parte de todos mis obstáculos, y todos los momentos felices”, comenta.

Lo ridículo no es que la mujer se sienta poco menos que socialité europea por pertenecer a una clase acomodada de Nuevo León gracias a su novio, sino que esta pareja sepa que para triunfar hay que ser visible en las redes sociales aunque sea con este tipo de incoherencias, y cual versión millennial de Peña y La Gaviota usen de pretexto la política para seguir manteniendo este estilo de vida, y no solo eso, sino que se burlen y sepan que entre más polémica causen más puntos tendrán, porque al final de cuentas con todo y la llegada de López Obrador, la política mexicana sigue siendo un circo con el que algunos pueden vivir plácidamente, a costa de literalmente hacer payasadas como estas para figurar.

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.