La caravana de migrantes gay, la otra cara de los hondureños que cruza nuestro país para llegar a EU

México.- La caravana de migrantes hondureños ha llamado fuertemente la atención  al llegar a nuestros territorios: muchos son los que apoyan a estas personas, mientras que otros exigen ponerles un alto e impedir que transcurran por nuestra entidad.

Y aunque el mensaje principal es “hay que apoyar a nuestros hermanos”, la realidad es que también entre los mismos hondureños se discriminan, ya que no muchas veces apartan a los que no son iguales, aunque todos busquen el mismo sueño.

Uno de los casos más sonados de discriminación de los hondureños a sus compatriotas fue el de Miriam Celaya, la mujer que se hizo conocida por no querer un plato de frijoles, y que tras sus declaraciones sufrió bullying y rechazó por parte de sus mismo compañeros que llegaron a hostigarla al grado de que tuvo que ser amparada por autoridades mexicanas que le dieran protección.

Otro grupo discriminado es el de los integrantes LGBT, ya que también un gran número de gays y lesbianas hondureños dejaron su país para irse en busca de una mujer vida a Estados Unidos.

La poca aceptación hacia este sector provocó que los homosexuales decidieran realizar una caravana aparte, teniendo como principal característica que van adelante de la “caravana normal”, ya que como explica su líder “es común que a los gays siempre se les deje en último lugar, es por eso que la caravana LGBT decidió ir un paso delante de los otros indocumentados, para tener más visibilidad y obtener más ayuda”.

Y es que recientemente la caravana de migrantes gay estuvo en el ojo del huaracan al llegar a Tijuana, donde rentaron una casa en una colonia de clase alta mediante la plataforma Airbnb para instalarse, cosa que incomodo a los vecinos quienes no quisieron que los casi 100 gays estuvieran en su zona, provocando una discusión y la exigencia de que los trasladaran a un albergue, y no les permitieran estar en dicha colonia.

Y aunque el pretexto es que temen que se disparen los casos de inseguridad, hubo comentarios de señoras y señores que decían que “es una falta de respeto que los migrante gays arribaran ondeando la bandera de arcoíris”, o que siendo hombres se vistan de mujer, por lo que el problema no es tanto la inseguridad que dicen sentir, sino tambien el rechazo que les tienen por ser homosexuales.

 

La polémica además se desató porque los migrantes (a comparación de otros) llegaron a Tijuana en camiones resguardados por policías mexicanos, además de que trabajadores de la Comisión de Derechos Humanos les estan brindando apoyo constante, situación que levantó sospechas en la población ya que algunos aseguran que alguien está pagando el viaje de estas personas, e incluso podría ser el mismo gobierno mexicano quien por alguna extra razón financia su traslado.

Los migrantes homosexuales, lesbianas y travestis prefirieron no pelear y meterse a la casa, aunque han causado polémica en Tijuana ya que algunos han sido vistos en bares y antros gays divirtiéndose, situación que han usado algunos a su favor para criticarlos aún más.

 

Además, se rumora que los lideres de la caravana migrante gay son efectivamente centroamericanos pero con residencia en Estados Unidos, que manejan una red de prostitución y buscan cruzar a estas personas con la finalidad de explotarlos y ponerlos a trabajar en el comercio sexual.

 

Por. Omar Ariel Cortes

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.