7 razones por las que Gomita nada más no queda bien a pesar de sus múltiples cirugías

1.- Desea alcanzar un modelo de belleza que simplemente no posee: los medios han impuesto un canon de belleza muy específico, que es imitado por millones de individuos sin personalidad cuyo único fin en la vida es tratar de obtener la aprobación de los demás.

Ser alto, delgado y con facciones muy finas son las características establecidas, cuando la realidad es que la belleza puede mostrarse de diversas maneras, no solo con esos rasgos.

Mientras hay gente que nace con estas características u otras que su físico permite adquirirlas si se modifica con cirugías (como Eiza González), Gomita no acepta que las condiciones de su anatomía nunca le permitirán ser una top model ni lucir como una Kardashian.

No estamos diciendo que su físico sea malo, simplemente ella esta aferrada a alcanzar el modelo de belleza actual, lo que ha provocado que trate de lucir como alguien que simplemente nunca será.

 

 

2.- No se opera para verse mejor dependiendo a su cara y rostro: no se somete a cirugías para obtener rasgos que tengan simetría con su cara, sino que se opera con las características que una modelo actual debe tener, y que no van con su rostro.

La nariz chica que se pone simplemente no cuadra con su estructura ósea, el aumento de labios tampoco le favorece. Podría haberse operado para cambiar sus facciones con armonía, y no aferrándose a tener rasgos finos ya que el resultado en su tipo de cara la hace ver sumamente extraña.

 

 

3.- Se paso de cirugías: admitámoslo, hubo un tiempo en que se veía “simpática” si tomamos en cuenta el canon de belleza que quiere alcanzar, pero siguió aferrándose a operarse por operar sin medir las consecuencias y tal parece que no se ha dado cuenta del radical cambio negativo que finalmente alcanzó, y que tantas críticas le ha generado.

 

 

4.- Los cirujanos con los que se opera parecen una broma: es inconcebible pensar que alguien se atreva a irse a cambiar la cara con un cirujano solo porque es barato, le hace descuento, o le hace cirugías gratis a cambio de promoción.

Solo basta ver los médicos con los que Gomita se ha operado: si tu propio cirujano es víctima de malas operaciones plásticas, o vas con otro que más bien parece el carnicero del mercado de tu colonia en vez de médico profesional, realmente no esperes un cambio mejorable.

Es obvio que Gomita se opera con ellos porque le dan gratis operaciones por publicidad, pero lo barato sale caro, y ella ha pagado un precio muy alto.

 

 

5.- No se ha dado cuenta que por cada cirugía que se realiza queda peor: Gomita realmente piensa que la gente le tiene envidia y dicen que luce mal porque les molesta “que mejore”, lo alarmante es que realmente no parece darse cuenta del cambio drástico (para mal) que ha tenido su cara. Ya todos conocemos historias similares de personas que quedan desfiguradas por su obsesión a las cirugías, y lo raro es que en su mente ellos creen que son admirados y la gente alaba su “belleza”.

 

 

6.- Parece que experimenta con las cirugías: además de querer operarse con características que no le quedan por su estructura ósea, tal parece que ni siquiera piensa en someterse a cirugías que tengan armonía con su cara, sino que se arriesga a operarse a lo loco “a ver cómo queda” usando su propio cuerpo como conejillo de indias, y por supuesto el resultado final es espeluznante.

 

 

7.- No acepta el rostro y tipo de cuerpo que Dios le dio: es similar al punto uno, ya que desea tener un cuerpo que nunca podrá alcanzar por su anatomía: al ser de huesos anchos por más liposucciones que se haga nunca será extremadamente delgada como ella (gracias a las revistas de moda) desea y que cree que es la perfección de la belleza.

No tiene ni tendrá rasgos de modelo ni de Kim Kardashian, pero se aferra a alcanzar ese nivel de belleza en vez de sacarle provecho al físico que Dios le dio realmente, y que tambien puede ser.

 

 

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.