Sarita Sosa y su mamá aparecen en portada de la revista “¡Hola!” como todas unas socialités

México.- La estrategia de Sarita Sosa es clara: lucrar con la muerte de su padre para según ella volverse una celebridad y exclusiva “socialité”, pensando que acudiendo a fiestas de celebridades con su cara de mustia y desencajando con el verdadero talento, y ahora, apareciendo según ella “como gente bien” en las revistas, alcanzará su misión de ser considerada una celebridad y socialité, cuando en realidad cada vez se gana más el odio de la gente, no solo por lucrar con el fallecimiento del gran príncipe, sino porque consideran “demasiado naco” la estrategia de posar como si fuera una mujer bien y de clase alta.

 

Y es que para nadie es un secreto que desde hace años la revista “¡Hola”! dejo de ser una publicación donde solo salía la gente realmente de alcurnia del planeta, y de dejar de incluir a la gente de abolengo por aquellos que generen ventas y publicidad, aunque se trate de gente sin el más mínimo escrúpulo como Sarita, que de fina y elegante no posee ni los vestidos que se compran.

 

Fue esta semana cuando se revelo el “flamante” reportaje de la exrevista de clase “¡Hola!”, donde según como socialités aparecen Sara, su mamá y hasta su esposo Yimmy, quien se sacó la lotería al conocer a Sara lavando autos, ya que como una telenovela barata, lo sacó de su condición para que apareciera en la revista.

 

Según como familia “bien” y de alcurnia, la pareja solo revela lo desesperados que están por ser famosos, y se percatan como una de sus estrategias fracasa ya que reciben los comentarios más crueles y negativos ,porque además, Sara sigue en su plan de creer que la gente es estúpida, y no se da cuenta de sus horrendas intenciones.

Fueron 6 páginas donde “la prestigiada” revista Hola le dedica a Sara, y si bien no aparece como la nota principal, si le dan un espacio en la portada, dejando en claro que la revista necesita dinero, y se ha rebajado al nivel de TVyNovelas para conseguir volverse virales.

Por: Omar Ariel Cortes

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *