Historiadores descubren que Benito Juárez era en realidad rubio y de ojos verdes

México.- Gran controversia y polémica causó un grupo de historiadores mexicanos al revelar a los medios que el ex presidente de México, Benito Juárez, era en realidad rubio y de ojos verdes. Los investigadores señalan que fue el mismo Juárez quien ordenó a los pintores que lo retrataban dibujarlo “con cabello oscuro, piel morena y ojos negros” para que los mexicanos se pudieran identificar más con él y pasara a la historia como el primer presidente indígena de México.

“Benito en realidad era más criollo: su padre tenía fuertes rasgos indígenas pero su madre era rubia y parecía europea, Juárez heredó los genes de su progenitora pero cuando ingresó al poder quiso que lo recordarán como un presidente indígena ya que él estaba orgulloso de sus ancestros paternos. Aunque él quería que lo vieran como alguien de apariencia fuertemente azteca la realidad es que todos los que lo conocían por primera vez pensaban que era europeo”, comentó.

Los historiadores señalan que Juárez usaba pelucas negras y se bronceaba por horas para oscurecer su piel: “el único problema era el tono de sus ojos, en aquel tiempo no existían los pupilentes así que no podía ocultar su verdadero color. Todos los que lo conocieron sabían que tenía ojos verdes pero en las pinturas aparece con ojos de color negro porque así él lo ordenó. En aquel tiempo por supuesto no existían las fotografías ni el internet, por lo que en realidad pocas personas supieron la verdad. Al morir él ordenó que su secreto nunca fuera revelado ya que quería pasar a la historia como el primer presidente indígena y si todos se enteraban de como lucia realmente iba a ser recordado como otro mandatario más del montón”, comentaron.

Los investigadores aseguran tener los documentos originales en donde Benito le ordena a su gabinete y personas más cercanas nunca revelar la verdad, además de que encontraron un par de pinturas el año 1800 en donde lo dibujan como era en realidad: rubio y de ojos verdes.

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.