La Gaviota revela que compró su nueva mansión de $65 millones con la liquidación de su actuación en “la familia presidencial”

Los Ángeles.- Luego de que la ex Primera dama de México, Angélica Riera, volviera a entrar en el ojo del huracán al descubrirse que acaba de adquirir una nueva Casa Blanca ahora en Los Ángeles, Estados Unidos, con valor de $65 millones de pesos (sin contar la que tiene en México y otros inmuebles), “La Gaviota” decidió esta vez defenderse y asegurar “que está harta que insinúen que es una vil ladrona”, cuando (como ya lo había dicho) se hizo de sus buenas casitas gracias a su increíble salario como actriz.

Sin pelos en la lengua, Rivera señaló que efectivamente “tenía un salario como actriz por ser Primera Dama de México”, especificando que no es su culpa que la empresa que la contrató le haya pagado millones para desempeñar ese papel:

“El trabajo de actor es una labor honrada como cualquier otra, admito que durante mi sexenio como Primera Dama estaba interpretando un personaje y tuve que atenerme a realizar las cosas que el guion me exigía. Sin embargo, eso no significa que haya hecho algo deshonroso o cometido algún delito.

A mí el Partido Revolucionario Institucional y Televisa me contrataron para encarnar este personaje de esposa de Peña Nieto que lo digo, me trajo muchas satisfacciones personales, pero aun así siempre estuve interpretando un papel. Tuve un salario como cualquier actriz, solo que a mi se me di una exclusividad por 6 años, ellos me ofrecieron la paga que fue de $500 millones de pesos más viáticos, un salario que podría parecer exorbitante pero que es el que los actores de Hollywood ganan sin problemas, e incluso ellos obtienen cantidades más altas.

Yo desarrollé un personaje y tuve mucha oportunidad de improvisar como Primera Dama, aunque como mencioné debía apegarme a un guion. Hice mi trabajo de forma honrada, en todo caso reclámenle al PRI o a Televisa por haberme dado ese salario, que ellos fueron los que me contrataron y pagaron”, comentó molesta.

 

Angélica señala “que no se arrepiente de engañar a la ciudadanía”, ya que incluso muchos se dieron cuenta que su papel era fingido: “somos un país afortunado por ser los mayores creadores de telenovelas que son la fabrica de sueños, los melodramas son parte de nuestra cultura, influyen en nuestra conducta y se convierten en un integrante más de la familia.

Decir que engañé a la gente en mi papel de Primera Dama es como reclamarme a Thalía o Lucerito por interpretar personajes en novelas: simplemente hice mi trabajo, no em avergüenzo y no dañé a nadie. Gané lo suficiente para comprarme mi Casa Blanca en la CDMX y ahora esta Casa Blanca en Los Ángeles, la cual pagué con la liquidación de mi servicio como actriz por 6 años.

En todo este tiempo trabaje de sol a sol: me paraba diario a las 6 de la mañana y terminaba a las 11 de la noche. No fue nada fácil, además de que tuve que soportar criticas que afectaron a mi persona. Tanto mi Casa Blanca de México como la de Estados Unidos fueron adquiridas de forma honrada, yo no tengo nada de que avergonzarme, y menos si mi nueva mansión de Los Ángeles la estrené con la liquidación que se le da a cualquier trabajador”, relató.

La Gaviota señaló que ahora que ya no es servidora pública “sacará las garras para defenderse de todas las criticas que recibe”: “mi contrato como actriz de Primera Dama especificaba que debía guardar la compostura, pero ahora que ya no soy nada de la política no me dejaré; si quieren guerra, guerra tendrán, porque fueron 6 años de soportar humillaciones e injurias, y esta vez no voy a dejar que ningun pendejo o alguna perra quiera intentar humillarme a mi o mi familia.

Estoy dispuesta a todo por defender mi honor, bola de pobretones y huevones que no tienen un trabajo digno para tener una vivienda decente, y envidian a los que si le chambeamos y tenemos suerte de ganar nuestro buen dinerito de forma honrada, ¡asquerosos!”, puntualizó molesta.

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.