Agustín Carstens admite estar “un poquito pasado de peso” por culpa de las comidas decembrinas

México.- El Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, admitió públicamente estar “un poquito pasado de peso” por culpa de la cena de noche buena, la comida de navidad, el banquete de año nuevo y los recalentados de todo el mes de diciembre.

Cartens además anunció que este lunes iniciará una dieta denominada “la dieta del betabel”, régimen alimenticio que consiste en comer de todo menos betabel. El Gobernador confía en que este sistema lo ayudará a deshacerse de los “kilitos de más” que adquirió por culpa de haberse entregado a los placeres gastronómicos navideños.

 

Te puede interesar:  HIJO DE EPN EMPIEZA A ENGORDAR COMO PREPARACIÓN PARA SUSTITUIR A AGUSTÍN CARSTENS

El político asegura que el betabel es el verdadero responsable de haber ganado sus kilitos de más, por lo que decidió (gracias a una dieta que encontró en internet) suprimir este alimento que según sus palabras “no aporta ningún valor nutrimental y si mucha carga calórica al cuerpo de las personas”:

“Para mi alguien robustito es alguien saludable, es mejor dar gracia que dar lastima. Iniciaré la dieta que les comento porque estas últimas semanas he engordado un poquito al grado de que mis pantalones ya no me quedan. Solo por eso me moderaré en los alimentos, porque creo que ya estoy cruzando la delgada línea de ser rechonchitovigoroso a ser una persona obesa”, señaló.

Agustín reveló que se dio cuenta que comenzó a subir de peso luego de comer platillos que contenían betabel: “en las posadas y fiestas de navidad probé varios platillos que contenían betabel y casualmente comencé a subir de peso. Yo digo que no es causalidad, estoy seguro que ese maldito tubérculo fue el que aportó un exceso de calorías a mi cuerpo, Ya está decidido, el lunes iniciaré mi dieta, próximamente verán a un Carstens renovado y mucho más atlético”, puntualizó.

 

Te puede interesar: AGUSTÍN CARSTENS DEMANDA A M&M’S PORQUE A ÉL LOS CHOCOLATES SE LE DERRITEN EN LA MANO Y NO EN SU BOCA

 

Por: Omar Ariel Cortes

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.